Efecto coriolis inodoro

Se ha detectado un bloqueador de anuncios

Nuestro sitio web es posible gracias a la exhibición de anuncios en línea a nuestros visitantes. Por favor, considere apoyarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

¿Existe realmente el efecto coriolis inodoro? Descubre aquí si este fenómeno físico que manda sobre las masas de agua y de aire también influye en objetos del hogar, como los inodoros.

¿Qué es el efecto coriolis inodoro?

El efecto coriolis es una realidad, se trata de un fenómeno físico que causa la aceleración o desaceleración de las masas de agua y aire según la cercanía que tengan con los polos.

Esto no solo aplica para las corrientes de aire y los océanos. Los aviones, helicópteros e incluso las balas pueden verse influenciado por este efecto.

Pero, ¿qué pasa con objetos más simples como los inodoros y los lavabos? ¿ellos también se ven influenciados por el efecto coriolis? Hay opiniones encontradas, aunque muchos científicos concuerdan en que no lo hacen.

El mito del efecto coriolis inodoros

En un capítulo de Los Simpson se mostró que en Australia el agua de los inodoros iba en dirección contraria a los de EEUU y surgió el mito del efecto colioris de los inodoros.

Le llamamos mito, porque hay muchos científicos que asegura que esto no es real. Dicen que si bien el desagüe drena hacia diferentes sentidos se debe a otra causa y no al efecto coriolis.

Por otra parte, existen personas que afirman que este fenómeno si sucede a causa de la rotación terrestre. Es más, son muchos los turistas que disfrutan en el ecuador de experimentos con los lavabos.

Esos experimentos muestran como en el sur el agua drena a favor de las agujas del reloj. Mientras que, en el norte drenan en contra de las agujas del reloj.

Quienes están en contra del efecto coriolis inodoros, establecen que el desagüe no cumple con ciertas condiciones. Estas son la distancia del movimiento y la velocidad. La fuerza coriolis necesita que el objeto permanezca, además, cierto tiempo en desplazamiento para hacerse evidente.

Los cuerpos pequeños, como las masas de agua de los inodoros y los lavabos se mueven por cortas distancias y demasiado rápido. Por eso, el efecto de esta fuerza rotativa no debe sentirse.

Si la fuerza coriolis se sintiera en cada objeto que se mueve sobre la superficie terrestre sería imposible tener un partido de basket. Atinarle a la cesta sería más un experimento físico que un deporte.

Ellos afirman que el fenómeno del desagüe de inodoros en diversas direcciones tiene otra explicación. En esto juegan un papel importante el tipo de cañerías, la forma como se retira el tapón, o la forma del inodoro.

No hay ningún dato científico que confirme o niegue la existencia de este fenómeno. Queda de parte de cada uno de nosotros decidir si es o no real.

Leave a Reply